viernes, 14 de abril de 2017

Un dado de 32 caras del s. XVII

Los dados son un componente de los juegos de rol que me fascinan. Soy de esos jugadores que los colecciona y que tiene un set de dados específico para cada juego. Así que me encanta encontrar noticias y referencias a dados usados en la antigüedad. En 2015 os hablé de un dado de 14 caras que se utilizaba en el juego del Bo. Hoy os traigo un dado de 32 caras del s. XVII.

Fuente: Finch & Co.

Aunque nosotros lo consideraríamos un dado, en realidad este d32 es un teetotum (una perinola en español), un tipo de peonza que se empleaba ya en la Antigua Roma para apostar y en algunos juegos de azar. Cada cara podía tener grabada un símbolo, número o incluso instrucciones y se hacían rodar sobre un eje, aunque los ejemplares de tantas caras como este se lanzaban como habitualmente tiramos los dados. Este ejemplar, fabricado en marfil y con la corona real grabada, se utilizaba para la lotería de Carlos I de Inglaterra (la Royal Oak Lottery), y se subastó en la casa de subastas londinense Finch & Co. El filósofo británico John Locke menciona esta clase de dados en su libro Some Thoughts Concerning Education (1693).

Fuente: Finch & Co.

Estos d32 son raros de encontrar porque se empleaban en la lotería real, aunque de vez en cuando aparece alguno en subasta, donde pueden alcanzar valores superiores a los 1000 €. Este otro teetotum corresponde a la lotería de Carlos II de Inglaterra. Se puede ver al rey escondido en el roble de Boscobel, tal y como hizo para salvar la vida tras perder la Batalla de Worcester en 1651 contra el ejército de Oliver Cromwell.

Fuente: Matthew Holder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario